1955 S.R.M Dalma Vasquez Morales


Quinta Reina de la Calle Abajo de Las Tablas 1955.

Pertenece a una de las dinastías más grandes del carnaval tableño. Nacida y criada en nuestro pueblo, ofreció un carnaval de mucha fama, lujo y alegría, cuando por vez primera se armó un carro alegórico en plataforma, como se hace hoy día. El debut el lunes fue espectacular: Un magnífico carro llamado “El Patio Andaluz” que fue elaborado en Las Tablas por el renombrado artista nativo Chichín de la Barrera.

Elementos propios de la cultura de Andalucía, como barandales, arcadas, rejas, flores multicolores, especialmente campanillas, y hasta una fuente con agua real en movimiento, adornaban el carro alegórico.

La corte vistió diseños de un afamado artista español, y el vestuario estaba complementado con peinetones de carey, mantillas, telas moteadas y otros accesorios traídos de la Península Ibérica por el gran tableño, Don Roger Decerega estudiante por aquellos años en España.

Quienes recuerdan tal presentación lo hacen con júbilo impactado, pues el carro de la majestad estaba precedido por dos gallardos jóvenes a caballo, César Díaz y Bolívar Barahona, en monturas de plata y vestidos a la usanza árabe-morisca. “Se escuchaba a lo lejos el galope de los caballos, pero como era una sorpresa, nadie sabía de qué se trataba, y cuando vimos venir aquello, fue algo muy grande”.

Una cantalante contraria al ver a Dalma y su espectacular presentación, entonó coplas burlonas diciendo que el carro parecía la fachada del cementerio, a lo que las nuestras contestaron: “El carro de Calle Abajo, no tenía esa fachada, dígale a esa señora que no está civilizada…”.

Unas señoras capitalinas de apellido Goldoni quienes eran de la dirigencia rival y también se dedicaban a los quehaceres artísticos, sacaron sus talentos el lunes para competir con Dalma, con un carro cuya figura central era un gran pato elaborado de cartones y cartulinas que burlescamente fue llamado “El pato de las Goldoni”.

Cuentan algunos que para el topón se tenía preparado un carro alegórico con una cuadriga romana tirada por dos leones. Sin embargo, por una tragedia ocurrida a una de las más renombradas familias de Calle Abajo, nuestra tuna suspendió las presentaciones del martes y del carnavalito. “Las polleras se quedaron guindadas”, replicó con añoranza melancólica la profesora Norma H. de Testa, dama de aquella corte.

Sin embargo, 50 años después, en 2005, SM Dalma Vásquez celebró sus Bodas de Oro, de traje largo, basquiña, pollera y bandera, al atender con alegría a la invitación que le hiciera la tuna. Se le honró en la coronación; fue abanderada de la tuna de caja y tambor del domingo por la tarde, y se engalanó de pollera, tembleques y oro, y salió con una veintena de reinas a la tuna de empolleradas del martes de carnaval.

Fue como la conclusión artística, alegre, masiva y algo surrealista, de aquel reinado del 55, ya que 50 años después, fue coronada en Calle Abajo una soberana perteneciente a la familia víctima de aquella tragedia. Se restauró el gozo carnavalero y se culminó simbólicamente un reinado que había iniciado una soberana muy querida.