1987 S.R.M Amarilis Sandoval De León


Trigésima Reina de la Calle Abajo de Las Tablas 1987.

De exótica belleza y exuberante figura, esta morena de cabello azabache impactó al pueblo por su espectacular carnaval, todos los días.

Llevó a Las Tablas renombrados artistas para su vestuario, corona y carros alegóricos, quienes innovaron y cambiaron los criterios y conceptos del arte carnavalero tableño. Su carnaval se inspiró casi en su totalidad en las leyendas indígenas de nuestro Panamá, además de la flora y la fauna nacionales.

La coronación y el domingo presentaron sendas alegorías de las creencias y cultura coclesanas. El vestuario semejaba elementos de la vestimenta de los ngobe buglé, y la enorme corona, significaba el nombre de Panamá, “abundancia de mariposas”. Un salomónico manto lleno de elementos de nuestras diversas etnias, complementó la majestuosidad de esta alegoría.

El sábado de carnaval representó el fuego del dios Apolo en carruaje tirado por cuatro caballos blancos de gran belleza y vistosidad.

Indescriptible fue el espectacular lunes de carnaval, día de mayor lujo y apoteosis. La reina, representando a la mítica y legendaria mujer indígena que se enamoró del español Vasco Núñez de Balboa, apareció vestida con tal disfraz, que ha sido el único en ser plasmado en postales turísticas de Panamá.

El lunes, diríamos, fue realmente salomónico; además coronado con una invitada especial que se paseó con nuestra reina en el carro: la señorita Bárbara Palacios, Miss Universo 1986. Las multitudes se volcaron como nunca antes a ver a la beldad venezolana, que difícilmente habrá otra noche como ésta.

Un magnífico carro para el martes, llamado “Jardín de Mariposas”, sirvió de marco para que la soberana bailara su pollera. Calle Abajo y su reina salieron solas al topón, pues la tuna contraria no lo hizo. En carnavalito presentó una colorida alegoría del fondo del mar. Fue un carnaval de alegres tonadas y abundancia de fuegos pirotécnicos.

Amarilis fue escogida como representante de Panamá en Miss International 1987 en Japón, donde dejó muy bien el nombre de nuestro país. Fue la reina de grandes festivales en Panamá (inolvidables culecos en Albrook). Trasladó a la capital todo el lujo de su carnaval en grandiosas actividades con culecos, trono, carros, vestuario y murga; y no sólo a la ciudad de Panamá, sino que fue invitada especial al carnaval de la Calle 8 de Miami, Florida en los Estados Unidos.

Amarilis Sandoval De León, una reina inolvidable por su gran personalidad y por el lujo de su carnaval.