1997 S.R.M Luz Maria Beatriz Chiari Jaen


Trigésima Novena Reina De La Calle Abajo De Las Tablas 1997.

Reina tipo realeza austriaca, oriunda de Santiago de Veraguas. Rubia, de blanca piel y ojos verdes. Luz María, dio mucho lujo y esplendor a nuestra tuna, además del toque de alta clase que le impuso a todas sus presentaciones.

Detrás de su espectacular carnaval estuvo un equipo de trabajo de artistas internacionales, quienes trabajaron cada detalle, desde su guardarropa de diseñadores famosos, las sesiones de fotos con un reconocido profesional venezolano, hasta detalles como la iluminación de sus carros traída de Nueva York. Para Año Nuevo presentó un homenaje al pirotécnico italiano, hoy leyenda, Galliotta, quien le dio tanta gloria a nuestra tuna.

El carnaval fue inolvidable, en especial, el único e impresionante carro de culecos todo decorado con enormes arlequines y motivos venecianos. Decían muchos, que tal carro era para presentarlo de noche. Con esto, se inició la tradición de carros de lujo en los culecos.

También son inolvidables su monumental trono, uno de los más grandes del carnaval, el cual tenía efectos de agua, de humo y cambios de luces multicolores.

El espectáculo de coronación a cargo de un afamado coreógrafo nacional e internacional, no ha tenido paralelo en Las Tablas. Como la reina representaba a la “Diosa de la Lluvia” de las culturas indígenas panameñas, al ser coronada una cascada de agua brotó del trono que representaba la legendaria montaña del jaguar de narraciones nacionales de la provincia de Coclé.

El sábado de carnaval fue una alegoría de Zinj, la mítica ciudad de diamantes de África.

El domingo, en armonía con su tema de coronación, los tres carros representaban motivos de la ecología nacional, y la reina se lució sobre un enorme puente de piedras en medio de una bandada de gar-zas en la selva.

El lunes, una fantasía de casinos y juegos de azar, con la soberana personificando a la “Reina de Corazones” de la baraja. El martes fue un homenaje al trabajador del campo panameño.

Todos los días se presentaron tres carros, se quemaron fuegos en exceso, el vestuario de la majestad fue todo trabajado por sastras de alta costura, con materiales importados de Austria, México y Nueva York, incluidos corona y cetro.

Es necesario resaltar que el traje de coronación de Luz María, todo hecho en cristalería Swarovski, fue catalogado como el más costoso en el ámbito nacional, y probablemente de la historia. Aquel año se implantó la tradición de salir al parque con el himno “Viva Calle Abajo”. Las tunas fueron multitudinarias como en aquellos recordados años 70 y 80.