2004 S.R.M Maria Laura Villarreal Cano


Cuadragésima Quinta Reina de la Calle Abajo de Las Tablas 2004.

“LA REINA DEL CARNAVAL TABLEÑO”, fue el lema que identificaba a la soberana de las Bodas de Zafiro, 45 coronas de nuestra tuna. De exótica belleza y una piel de porcelana comparable sólo con piezas de inconmensurable valor. Otra reina de estirpe dinástica, pues fue la séptima dama en ser coronada en su familia.

Festivales multitudinarios, mucho fuego y alegría, prepararon el camino de un esperado triunfo único de la tuna con su majestad María Laura.

Nieta de fundadores de nuestra tuna su abuela GERARDINA GONZALEZ RUIZ DE CANO y bisnieta de la Reina del Pueblo EUGENIA GONZÁLEZ RUIZ (1922).

El Año Nuevo fue dedicado a los Juegos Olímpicos de Atenas 2004. Al describir-lo diríamos: pluma en abundancia, lujo y carro majestuoso, precedido por malabaristas y contorsionistas quienes hacían ingeniosos movimientos con fuego y otros elementos, para abrir paso a la monumental alegoría. El estreno de tonadas en “Mi Pueblito Afroantillano”, fue eufórico y multitudinario. El carnaval no se quedó atrás: como sólo es posible por la tuna de Calle Abajo, y con una reina de clase y altura.

Para coronación se seleccionó el tema basado en la trilogía del cine “EL SEÑOR DE LOS ANILLOS”, donde el majestuoso y bellísimo trono, uno de los mejores de la historia, representaba la “Ciudad Dorada de los Elfos”, seres de la belleza y las artes; la reina simbolizaba “LA LUZ ERENDIEL”, guía en los caminos oscuros y peligrosos.

Un fastuoso vestido decorado con piezas de orfebrería en platino realizadas en México, con cetro y corona a tono, vistió esa noche. Luces, fuegos, humo, serpentinas, belleza, son sólo algunos calificativos del espectáculo de música, lujo y color de la coronación.

Aquel 20 de febrero fue la mejor celebración de cumpleaños, para una reina que nació 22 años atrás, un sábado de carnaval. Su entrada en elevador hidráulico entre la multitud, con 45 bombas en honor a las reinas de la tuna, fue sublime. Llovió champaña y se iluminaron los cielos. Emocionante fue la presencia de las reinas que este año cumplieron sus Bodas de Oro, SM Celia Díaz y Bodas de Plata, SM Lía Victoria Borrero Ira.).

Los culecos fueron un viaje de múltiples destinos: Tailandia el sábado (en honor a SM Diana Mercedes Cano Herrera -1995- prima de la soberana), lució finísimo disfraz traído desde Bangkok; el Polo Norte el domingo, cuando representó la “DIOSA KAGUYA”; el “MUNDO DE LAS HADAS” el lunes, y como cierre colorido el martes, una bellísima orquídea, flor reina del trópico panameño.

Desde las leyendas de caballeros medievales del Camelot del Rey Arturo; el Palacio de Oro del Hada de la noche, de El Señor de los Anillos; la mitología de la diosa Amaterasu del Japón, con maximalistas carros y disfraces; hasta el homenaje a “JOYEROS TABLEÑOS”, entre quienes se destacó, el bisabuelo de la reina.

El sábado de carnavalito lució una fantasía de máscaras carnavalescas del Mardi Gràs, con disfraz espectacular, por su gran colorido y la enorme profusión del plumaje.

Podemos afirmar con todo honor y justicia, que el vestuario que nuestra soberana presentó, fue la realización y consagración de nuestros artistas. Telas y encajes finísimos, pedrería y elementos decorativos de alta costura, con el complemento sensacional de la corona, cetro y piezas del vestido de coronación elaborado en platino con piedras del Rin, en la ciudad de México; además de la abundancia de plumas de distintas aves exóticas, que fueron cuidadosamente seleccionadas por nuestros diseñadores e importadas de las grandes casas de los Estados Unidos, México y Europa.

Calle Abajo es la autoridad en lujo y belleza, tanto en fantasías como en folklore. Como prueba de esta afirmación, está el historial de disfraces, vestidos, coronas, y muy especialmente, las polleras que han establecido marcas y que son referencias de otros carnavales del país.

Nuestra majestad lució glamorosa en su pollera en tonos azul zafiro matizado, premiada en su categoría en el Festival Nacional de la Pollera “Margarita Lozano” de Las Tablas en 2004, aderezada con tembleques y finísimo cofre de joyas antiguas.

Hay que destacar el innovador abanico bordado con el mismo diseño de la pollera, detalle nunca antes presentado. En la confección de la misma, se utilizó la técnica de bordar en hilos negros los contornos

Este año se rompieron muchas marcas impuestas por nuestra tuna, la tuna de los hitos, récords y creatividad. La murga no se quedó atrás. En carretón totalmente nuevo diseñado por profesionales de la arquitectura musical, de línea “art decó”, y con 45 músicos, cifra máxima en la historia, se lució al tocar aquellas tonadas inolvidables. Novedad, fueron los culecos del carnavalito.

La ciudad de Las Tablas, escenario permanente de las artes, estuvo adornada con las bellas flores del jardín de nuestra tuna, ya que durante este carnaval más de la mitad de nuestras soberanas celebraron en el toldo nuestras Bodas de Zafiro. El Martes de Carnaval fue emocionante ver a muchas de ellas con las polleras que lucieron en sus carnavales.

Fue invitada a presentarse en celebraciones y actividades en el marco del Centenario de la República, entre los que destaca-ron desfiles y galas diversas.

Con María Laura, nuestra tuna entró en la era del ciberespacio, con el lanzamiento de la primera página web oficial de una tuna; además, se editó la revista “CALLE ABAJO DE LAS TABLAS”, con historias, fotografías e información de interés para el público en general.

Es necesario afirmar con alegría y orgullo, que no hubo mejor reina para celebrar las Bodas de Zafiro de nuestra querida Calle Abajo, la Tuna con Clase, que la única soberana del Parque Porras 2004: María Laura Villarreal Cano.