2006 S.R.M Diana Patricia Broce Bravo


Cuadragésima Séptima Reina de la Calle Abajo de Las Tablas 2006.

Una reina muy esperada desde su infancia. Con su escultural figura, sencillez y belleza, atrajo a muchos simpatizantes no sólo de nuestra tuna, sino ajenos a estos asuntos carnavaleros. De los recuerdos que traemos a la memoria, no podemos pasar por alto el apoteósico Año Nuevo de tema circense, muy vistoso, colorido y con la majestad vestida de abundante y espectacular disfraz.

El carnaval presentó temas culturales como inéditos. La coronación y el domingo, se ubicaron en las cordilleras del “Techo del Mundo”, en el Himalaya, del cual la soberana representaba a Nepala, la reina de una cultura sobreviviente luego de la destrucción masiva de muchas poblaciones.

Sábado de carnaval y la tuna se fue a las leyendas medievales con el fastuoso e impactante tema “Los Caballeros del Santo Grial”, en una presentación llena de lujo con carros apoteósicos, disfraces de abundantes plumajes, mucho color y exuberancia.

“LA REINA SEMÍRAMIS Y LOS JARDINES COLGANTES DE BABILONIA” fue la alegoría del lunes que desplegó la majestad, vestida con una creación alegórica con movimiento, disfraz tipo Carnaval de Tenerife, España, ya que se podía mover hacia distintas áreas de una gran pasarela que formaba el carro; además, el inmenso plumaje en colores neón fue de impacto para el público que la aclamaba.

Martes de carnaval, día de la pollera, se presentaron dos carros alusivos a “Portobelo”; uno que representaba el edificio de la famosa Aduana, y el otro, adonde bailaba la reina, un galeón de la época de la conquista española.

Los culecos fueron muy variados y todos ellos resaltaban la belleza y la figura de la reina. El sábado, un tema inédito del espacio llamado “LAS MUJERES CONQUISTAN URANO”, con efectos de humo y elevador que hacía subir y bajar de una nave espacial a la majestad.

El finísimo culeco del domingo, fue inspirado en la mitología romana de la diosa Venus que iba custodiada por una enorme figura de Neptuno, dios de los mares. El lunes, en carro con efectos de agua y vestida de boas elaboradas en papeles metálicos prismáticos en la Ciudad de New York, especiales para la reina, homenajeó a la famosa nadadora Esther Williams.

El culeco del martes, día del folklore nacional, la soberana vistió una fina fantasía de los diablicos sucios de la región santeña. Este carnaval fue de mucha alegría, mucho fuego de aire y calle, además del lujo de las presentaciones y las pegajosas tonadas.

En el carnavalito, se vistió de princesa azteca para el culeco el sábado, y por la noche, en un magnífico carro complementado con regio disfraz, salió la reina con el tema “¡Que Viva el Rock!”, en el cual sobresalían dos enormes guitarras alusivas y la famosa rocola de discos de larga duración de aquellos tiempos.

DIANA PATRICIA BROCE BRAVO, una reina muy querida y recordada por su tuna; quizás, la reina con más parientes coronadas en la historia del carnaval tableño de ambas tunas hasta el momento.

Una soberana amada y esperada, aclamada por aquellos que la vimos emocionada cuando la tuna del topón culminó en la residencia de su abuela en el barrio, y el pueblo que la ovacionaba con muchas muestras de cariño, y sobre todo, con mucho fuego, como nos gusta en Calle Abajo.

“Si eres Calle Abajo manos en el aire yo soy calle abajo e verdá grítalo fuerte yo soy calle abajo e verdá hasta la muerte…”.